viernes, 2 de mayo de 2014

«PETENERA», «FONSEYA» Y «PÍO»



El paso del tiempo ha ido transformando la toponimia, bien por evolución de la propia lengua, bien por interferencias extrañas. En esta ocasión me voy a referir a la deformación que sufrieron tres topónimos sajambriegos por distintas causas.

1. Muchos de los conocedores de la zona recordarán el cartel que durante bastante tiempo estuvo colocado en la curva de 180º que existe en la carretera que conduce al Puerto de Pontón desde la localidad de Oseja. En él se leía: La Petenera.

Por obra y gracia de algún técnico o funcionario provincial, desconocedor de la toponimia y del habla local, el lugar llamado tradicionalmente La Petanera se convirtió en el palo del cante jondo que hiciera popular la cantaora del mismo de nombre de la localidad gaditana de Paterna de Rivera.

Sin embargo, La Petanera sajambriega hacía referencia a la piétana, es decir, a la boca del ballico, con el que se mazaba la leche, que los pastores metían a enfriar en el cercano río Seya. Al igual que en Sajambre, piétana se dice en el Oriente y Centro de Asturias, donde también hay petaneras. Se trata de un derivado de la palabra latina *patta, en diminutivo, que en el ballico designaba la parte de la piel que correspondía a las patas del animal (1).

2. Junseya o «fuente del Seya» es el nombre del nacimiento de dicho río en Sajambre, aunque esta forma autóctona se sustituya a veces por la de Fonseya, debido a la influencia de un conocido establecimiento comercial de Oseja que adoptó la variante castellana como nombre del local. Si bien en este caso no se ha olvidado el topónimo nativo, es más popular y, por ende, más utilizada la variante castellana de Fonseya.

3. El nombre del pueblo de Pio también se ha visto afectado por la castellanización de la llingua sayambriega.  Excepto algún que otro vecino del lugar, el resto de la población autóctona y foránea pronuncia Pío, con tilde en la /i/, siguiendo las pautas ortográficas del castellano. La influencia de la castellanización es tan potente que, incluso, hay quienes defienden con vehemencia la presencia de dicho acento gráfico como un rasgo característico de la tradición.

Sin embargo, debo decir que quienes pronuncian Pío, con tilde, se equivocan, porque el topónimo es monosílabo y, por tanto, sin acento ortográfico. Los documentos del Archivo de la Casa Piñán lo demuestran de distintas maneras en varias ocasiones, dando la razón a quienes estudiaron el asturleonés hablado en Sajambre (Vocabulario sajambriego, 2001, p.426) y a quienes todavía pronuncian «Pió».

Adjunto, como prueba documental, un fragmento de una denuncia, fechada en 1831, que un vecino de Ribota interpone contra dos vecinos de Soto, varios de Vierdes y «contra Julián Díez y Miguel, cuyo apellido ignoro, vecinos de Pió», que se escribe con punto sobre la /i/ y tilde claramente situada sobre la /o/, como puede apreciarse en la fotografía. El documento fue escrito por Juan Bautista Piñán, vecino de Oseja. 

Pinchar en la foto para verla ampliada

---------------------------------

NOTAS
(1)   Xosé Lluis García Arias, «Etimoloxía asturiana y etimoloxía hispánica», en Lletres asturianes. Boletín de l’Academia de la Llingua asturiana, 110 (2014), p.27.

2 comentarios:

lourdes vega dijo...

Ya conocía lo que nos dices con respecto a esa palabras. Te dije en alguna otra ocasión que siempre oí a mi abuelo decir, "Pió." Lo de la Petanera creo que se lo había oido al P. Martino y la Fonseya ya nos lo explicas tú muy bien...¡Gracias Elena!

Elena E. Rodríguez Díaz dijo...

Cierto, pero lo importante es ir dejando constancia documental de las cosas porque "verba volant, scripta manent". Gracias a ti, por tu fidelidad lectora.

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí