martes, 10 de marzo de 2009

LOS ASCENDIENTES PATERNOS DEL ARCEDIANO, PEDRO DÍAZ DE OSEJA (1).

Varios de los barrios actuales de Oseja tienen documentados sus nombres en los siglos XIV, XV, XVI y XVII: Quintana, La Llana, El Palacio, Caldevilla y La Pandiella. A lo largo de este artículo se mencionará en varias ocasiones el de Las Cortes, por haber sido el lugar en el que se levantó la casa paterna del Arcediano. En cierta forma, haremos una pequeña historia de este barrio, que aparece siempre en las distintas fuentes documentales (incluyendo el testamento de Pedro Díaz) bajo la forma antigua de "Las Escortes".

Es sabido que PEDRO DÍAZ DE OSEJA fue hijo del escribano público, Diego Díaz de Oseja. También sabemos, porque nos lo han dicho los sajambriegos del siglo XVII, que el “de Oseja” no formaba parte propiamente del apellido y que, en el pueblo, sólo se utilizaban estas adiciones para distinguir a un Diego Díaz de otro u otros llamados igual (1). También explicamos en otro lugar la gran imprecisión que todavía se produce en muchos casos en la manera de designar a las personas, tomando las mujeres, por ejemplo, el apellido de la madre en lugar del apellido del padre (2).

De los hermanos de Diego Díaz no se sabía nada hasta el momento, sólo Eutimio Martino creyó en 1981 que un párroco de Oseja, llamado Juan Díez, podría haber sido tío del Arcediano (3), de manera que lo que expongo a continuación son datos nuevos.

Diego Díaz, también documentado como Diego Díez (4), tuvo por lo menos dos hermanos conocidos: Juan Díez, familiar de la Inquisición (en un momento explico lo que esto significa); y Pedro Díez de Las Escortes. De hecho, el mayor de los hermanos parece haber sido Pedro, el segundo Diego y el tercero, Juan. Los tres fueron hijos de Sancho Díez de Palacio y de Francisca Blanco (Francisca le pondrán por nombre a la hermana mayor de nuestro protagonista y cuadra, porque era habitual que a la hija mayor le pusieran el nombre de la abuela). El abuelo del Arcediano, Sancho Díez de Palacio, tuvo un hermano llamado también Juan Díez y, como la costumbre en la época era la de poner al primogénito el nombre del abuelo, hay que suponer que el padre de Sancho Díez de Palacio y bisabuelo del Arcediano se llamaba también Pedro.

Diego Díaz/Díez de Oseja casó con Juana Fernández, de Bulnes, y tuvieron 4 hijos: Pedro, Francisca, María y Gracia. No estoy segura del lugar que ocupa Pedro, pero parece que Francisca era la mayor de todos.
A Juan Díez/Díaz no se le conocen hijos y fue familiar de la Inquisición (en un momento explico lo que esto significa). En 1981, Eutimio Martino planteaba la hipótesis de que quizás un cura de Oseja, llamado Juan Díez, pudiera haber sido tío del Arcediano (5). No andaba desencaminado el padre Martino porque en esta familia ha habido muchos individuos llamados Juan Díez/Díaz.
Y el mayor de los tres, Pedro Díez/Díaz, "el de Las Escortes", casó con Inés Díaz de Caldevilla y tuvieron dos (quizás, tres) hijos, uno de ellos llamado Juan Díaz de Caldevilla y otro llamado Cosme Díaz de Caldevilla, que figura en el testamento del Arcediano como su “primo” (6). Conocemos su vida, a la que dedicaremos el siguiente post.
Como era habitual, Pedro, el hijo mayor, se quedó con la casa de la familia situada en el barrio de Las Cortes, en Oseja. Diego heredó el oficio que, posiblemente, también tuvo su padre o algún familiar cercano, como era normal, ya que en esta época el oficio de notario público se heredaba. En las primeras décadas del siglo XVII, actuó en Sajambre un escribano público llamado Sancho Díaz, cuyos documentos se conservan en el Archivo Piñán. No pueden ser la misma persona que Sancho Díez de Palacio (bisabuelo del Arcediano), pues el Sancho notario es posterior en el tiempo al padre del Arcediano, aunque nada obsta para que estuvieran emparentados. Volveré sobre esto en el último post de este capítulo sobre la familia paterna del Arcediano.
En cuanto al hermano Juan, aparece documentado como “familiar del Santo Oficio” (7). Un “familiar” era un oficial de la Inquisición, cuya función principal era la de proporcionar información al Santo Tribunal, o sea, espiar. Ser “familiar” llevaba implícitas muchas ventajas, entre ellas, un status privilegiado que le llevaba a estar por encima de la ley, ninguna duda sobre su limpieza de sangre, etc. Por su “oficio”, sus delaciones y el respaldo absoluto que tenían de la institución a la que servían, solían ser individuos odiados y temidos (8). Juan dejó su parte de la herencia familiar a su hermano Pedro.

--------
NOTAS
(1) “Siendo preguntado si Escortes era apellido dijo que no, que les avía tomado del sitio donde estava la casa” (Madrid, AHN, Estado, Pruebas Caballeros Santiago, exp. 1513, f.9vº). Ver el post titulado “Los antiguos sajambriegos explican el significado de sus propios apellidos” (Etiquetas: Nombres, Documentos).
(2) Etiqueta Nombres.
(3) Como se verá, tenía una parte de razón, ya que hubo muchos "Juan Díez" en esta familia.
(4) “…el apellido de Díez le nombran unas veces Díaz y otras Díez, siendo todo uno, porque sólo está la diferencia en la pronunçiaçión” (Madrid, AHN, Estado, Pruebas Caballeros Santiago, exp. 1513, f.13vº).
(5) E. Martino, “Don Pedro Díaz de Oseja, fundador del Colegio de San José de Oviedo”, BIDEA 103 (1981), 571-580. La web genealógica de Carlos H. Criado del Valle (http://familiadelvalle.iespana.es/ ) recoge la hipótesis publicada por el padre Martino.
(6) Esta ha sido una de las claves que permite empezar a encajar las piezas.
(7) Madrid, AHN, Estado, Pruebas Caballeros Santiago, exp. 1513, ff.15vº-16rº: "...su hermano de Pedro Díaz de Las Escortes, llamado Juan Díez, el qual era familiar // de el Santo Ofiçio y tío de el dicho Cosme Díaz de Caldebilla...". Y en el f. 17vº: "...su padre, Juan Díez de Caldevilla, hermano del dicho Cosme, fue heredero de Juan Díez, familiar, tío carnal de su padre y del dicho Cosme Díaz...".
(8) Henry C. Lea, Historia de la Inquisición Española, t.II, 137-148.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

enhorabuena.. historia en estado puro, y si encima se asocia con personajes relevantes como el arcediano, mejor todavia.natalia

Elena dijo...

Muchas gracias. Creo que tengo información interesante en este asunto, aunque como he dicho no es definitiva, no lo será hasta que vuelva a revisar (los leí hace muchos años) ciertos documentos que no están en los archivos que tengo a más a mano (los de Madrid); y esto no podré hacerlo antes del verano. Pero con lo que tengo a mi alcance, hay suficiente para avanzar unas cuantas zancadas en este rompecabezas.

Lourdes Vega dijo...

Una vez más te doy las gracias y nunca bastantes, por darnos tan fácilmente toda la información, como dice Natalia en "estado puro". Pura historia de Sajambre de la que carecíamos hasta ahora por falta de Investigagación. ¡Es una suerte!

Carlos Hugo dijo...

Elena.

que suerte tienen en Sajambre. Un avance "Soberbio, grandioso, ..."

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí