jueves, 10 de abril de 2014

«DEL CONCEJO DE SAJAMBRE» AL «AYUNTAMIENTO DE OSEJA DE SAJAMBRE« (segunda parte)




¿Cuándo y por qué se convierte Oseja en la capital del Concejo de Sajambre? 

Vamos a responder a esta pregunta organizando la información en tres apartados:

1º Qué dicen los documentos.

2º Qué significa lo que dicen los documentos.

3º Las teorías que pueden plantearse sobre lo que dicen los documentos.

Estos tres epígrafes dejan claro también el proceso metodológico, es decir, de dónde procede la información que voy a presentar y el valor que de ello se deriva. En el primer caso se presentan las fuentes primarias conservadas. En segundo lugar, se ofrece la interpretación histórica de tales datos con información documental adicional sobre los mismos asuntos. Y, por último, se plantean hipótesis basadas en lo previamente enunciado. Como sucede en Historia, debe distinguirse entre lo que puede demostrarse (apartados 1 y 2) y las teorías pendientes de confirmación (apartado 3).

1. LOS DOCUMENTOS 

La información primaria con la que contamos procede de documentos originales y auténticos que ordenamos cronológicamente, desde el más próximo en el tiempo al más antiguo. Omitimos los más recientes para no resultar reiterativos: 

1828. «En el lugar de Oseja, capital de este concejo de Sajambre, a treinta días del mes de enero de mil ochocientos y veinte y ocho, reunidos los señores de que se compone este Ayuntamiento Concejo, en especial Don Juan Piñán, juez...». 

1818. «En la villa de Osexa, capital de Saxambre». 

1818. «Josef Díaz de la Canexa Soussa, Fernando Acevedo, Fausto de Bega, Josef Rodríguez, Andrés Díez, Ysidoro González, Manuel Díaz Canexa y Manuel de Mendoza, todos vecinos de esta capital de Osexa...». 

1818. «Don Marcos de Balbuena, cura parroquo de Santa Maria de Osexa, capital de este Concejo de Sajambre».

1816. «En la villa de Oseja, a catorce días del mes de febrero de mil ochocientos diez y seis. Hallándose en Junta el señor José Díaz de la Caneja y Sosa, alcalde ordinario de este dicho Concejo de Sajambre, con sus rexidores que lo son: el señor Tomás Rodríguez, rexidor de esta capital; don Luys de Martino, del lugar de Soto; y don Juaquín Simón, de los lugares de Rivota, Bierdes y Pió de esta dicha jurisdición...». 

1815. «Manuel Diaz de Oseja, rejidor de esta capital de Oseja». 

1813. «Manifiesto sea a todos los que el presente instrumento bieren como yo, doña María Magdalena Rodríguez de Cosgaya, vecina del lugar de Oseja, capital del Concejo de Sajambre...». 

1803. «En la villa de Oseja, capital de este Real Concejo de Saxambre, de la Real Merindad de Baldeburón, a diez y siete días del mes de julio, año de mil ochocientos y tres. Hallándose en Junta el señor don Josef Díaz de la Caneja Sosa, alcalde ordinario o interino de este dicho Concejo, por ausencia del propietario, don Fausto de Vega...». 

1800. «En la casa consistorial de esta villa de Oseja a catorce días del mes de marzo...». 

1720. «En el Ayuntamiento público del lugar de Oseja, Concejo de Sajambre, a veintte y nuebe días del mes de septiembre deste año de mil setezientos y veinte. Los señores Justizia y Regimiento deste Concejo se juntaron...». 

1718. «Junto a la cárcel pública del lugar de Oseja, Concejo de Sajambre, a primero día del mes de henero deste año de mil setezientos y diez y ocho, se juntaron los señores Justizia y Regimiento y muchos vecinos deste dicho Concejo para el efecto de hazer el nonbramiento de ofiçios deste pressente año...». 

1661. «Nos la Justicia, Regimiento y vecinos del Concejo de Sajambre, sus lugares y jurisdicciones, estando juntos a nuestro conçejo pleno ante la cárçel pública del lugar de Oseja, caveça de jurisdiçión de dicho Conçejo, donde acostumbramos juntarnos para tratar...». 

1443. «Sepan quantos esta carta de poder vieren commo nos, el conçeio e omes buenos de Saiambre, estando yuntos en el Foyo de Cosya, llamados por nuestro alcalde e por campanna tanyda, según que lo avemos de vso e de costunbre de nos ayuntar e ser llamados a conceio, estando y Gonçalo Alfonso... e otros muchos veçinos e moradores en el dicho Conçeio de Saiambre...». 

1411. El documento municipal de delimitación entre los concejos de Sajambre y Valdeón se otorga en el lugar de Cosía: «...Que fue otorgada en Cosia, que es en dicho Conçejo de Sajanbre a catorze días de otubre, anno del Nasçimiento del nuestro Sennor...».

2. EL SIGNIFICADO HISTÓRICO DE LOS DOCUMENTOS 

Como se ve, la calidad de capital que poseía Oseja queda patente en los documentos del siglo XIX, sobre todo en los posteriores a la implantación de los Ayuntamientos. Con anterioridad, se menciona poco el hecho de la capitalidad, aunque las autoridades municipales se reunían en Oseja, al menos, desde la principios del siglo XV.

Con anterioridad al Ayuntamiento que se instaura en el siglo XIX, como consecuencia del centralismo defendido por el régimen liberal, Sajambre fue gobernado por la institución del Regimiento, de origen bajomedieval, que estaba formada por la federación de las asambleas vecinales o concejos abiertos encabezados por un regidor.

Los regidores, el juez, el escribano y el procurador general formaron el «concejo cerrado» de Sajambre que se reunió durante los siglos XVII, XVIII y XIX en la Cárcel Pública.  La Cárcel aparece con frecuencia en los documentos de los siglos XVII y XVIII con su función punitiva, pero también como lugar de reunión de las autoridades locales en los acontecimientos institucionales del municipio, tales como la elección anual de oficios públicos o las levas militares.

Ahora bien, ¿qué fue primero el huevo o la gallina? Es decir, ¿se levantó la Cárcel en Oseja porque este lugar ya era «la cabeza de la jurisdicción del Concejo» de Sajambre? ¿O se convirtió en dicha cabeza porque en Oseja se hallaba la Cárcel?

Las noticias de los años 1411 y 1443 parecen responder afirmativamente a la primera de estas dos preguntas. Veamos.

El hecho de que las autoridades y las asambleas vecinales de Sajambre, en las personas de sus representantes, se reunieran en 1411 y 1443 en el lugar de Oseja llamado Juncusía (Cosia y Foyo de Cosya) quiere decir que en dichas fechas no existía una casa de ayuntamiento y que la construcción del edificio que llegó al siglo XX como Cárcel/Casa Consistorial ha de ser forzosamente posterior al año de 1443.

De otro lado, esto significa que, con anterioridad a la existencia de dicha Cárcel, las autoridades locales del municipio ya se reunían en Oseja, en concreto en el término de Juncusía.

Por consiguiente, puede afirmarse que desde principios del siglo XV (1411), en el reinado de Juan II de Castilla, Oseja ya era la cabeza administrativa del Concejo de Sajambre. 

3. LAS CONJETURAS 

Pero entonces, ¿por qué Juncosía? ¿Por qué no reunirse en algún lugar dentro del propio pueblo de Oseja?

El actual Juncosía o Juncusía, como también se pronuncia, es una llana que se sitúa a las afueras de la localidad, en dirección al fondo del valle y junto al camino antiguo que conducía a Vierdes, a Pio y a Ribota. Quizás se eligió este emplazamiento por tratarse de un lugar de fácil acceso para la mayoría de los habitantes del Concejo, que son los vecinos de Oseja, Ribota Pio y Vierdes, ya que Soto se encontraría siempre más distante de las restantes poblaciones sajambriegas.

De hecho, durante mucho tiempo siguió recurriéndose en España a esta razón geográfica de accesibilidad cuando se quería determinar qué población debía ser elegida como la principal en un municipio, siempre y cuando ninguna de las existentes destacase por otros motivos.

Por ejemplo, en la Ley de Ayuntamientos Constitucionales del 1 de febrero de 1812 y en el Decreto de 23 de mayo, promulgados por las Cortes para dar cumplimiento al artículo 310 de la Constitución de Cádiz, se establece el siguiente criterio para elegir el lugar de ubicación de la casa de ayuntamiento donde no la hubiera:

«Que en caso de estas reuniones se elija para la situación del Ayuntamiento el lugar que sea más proporcionado para la comodidad de las poblaciones que lo compongan quedando al arbitrio de los electores el libre nombramiento de los sujetos, sin precisarles a que el alcalde sea del pueblo que se considere por capital, pues basta que se reúnan en él para la celebración de Ayuntamientos los días que se señalen» (artículo 3º).

De manera que el criterio geográfico pudo haber sido la causa de la elección de Oseja como capital, al hallarse ésta en el centro de lo que es el territorio poblado de Sajambre.

Si existieron otras razones históricas o jurídicas, las desconocemos, y cualquier cosa que pueda decirse al respecto sólo será una teoría.

A juzgar por lo que sabemos de otros lugares, algunas de estas hipotéticas razones pudieron ser la mayor densidad demográfica de la localidad (lo que en el caso de Oseja se demuestra documentalmente desde la Alta Edad Moderna), la existencia en la Alta o Plena Edad Media de algún centro de poder (algo verosímil si existió un palatio), la mayor antigüedad del pueblo con respecto a los restantes asentamientos sajambriegos, la situación estratégica junto a una importante vía de comunicación (condición que Oseja compartía con Soto) o una tradición mantenida desde la etapa embrionaria de lo que en el siglo XIII se convertiría en el Concejo de Sayame.

Esa etapa embrionaria habría de situarse en los siglos X y XI y culminaría justo después de la época en la que desaparecieron los grandes dominios monásticos. Lo cierto es que algo debió aglutinar a las distintas asambleas vecinales que acabaron constituyendo la unidad social de organización del espacio que se llamó Saliame.

Las características del medio geográfico encajan en un modelo de poblamiento típico de la Cordillera Cantábrica que fue definido por José Ángel García de Cortázar como una «comunidad de valle», es decir, una entidad supraldeana que se designa en los documentos con los nombres de «territorio», «villa» o «valle», lo que no tiene por qué tener un significado estrictamente geográfico, sino también el de una unidad de organización y explotación de un espacio habitado (1).

Estos «valles» cantábricos altomedievales estarían formados por pequeñas aldeas y caserío disperso, cuyas actividades económicas se basaban en la ganadería y en la explotación forestal, algo que encaja a la perfección en el caso sajambriego. La escasez de fuentes documentales de estos siglos y la naturaleza de sus contenidos aportan datos poco expresivos, pero en un documento de Sahagún fechado en el año 973 se denomina «valle» a Sajambre, quizás por serlo no sólo geográficamente.

El término «villa» no se utiliza nunca en los testimonios altomedievales que conocemos (2), pero sí el de «territorio» que se usa en otros documentos de finales del siglo X y principios del XI.

¿Arrancaría de estos momentos el origen de Oseja como capital de lo que primero se llamó valle y territorio y más tarde Concejo? No lo sabemos. Como queda dicho, este último apartado son sólo conjeturas. 

4. CONCLUSIONES 

Resumiento todo lo que hemos desarrollado en estas dos partes, puede afirmarse, por estar sobradamente documentado, lo siguiente:

1º. Que el nombre del término municipal debiera ser el de Concejo de Sajambre y no el de Ayuntamiento de Oseja de Sajambre.

2º. Que la capitalidad de Oseja puede rastearse hasta el año 1411, sin que sepamos todavía el porqué de su elección como tal.

3º. Que lo que sirvió de casa de ayuntamiento hasta principios del siglo XX (la Cárcel) se construyó en algún momento (todavía desconocido) posterior a 1443.

4º. Que antes de que se construyera la Cárcel, las reuniones municipales del Concejo de Sajambre se celebraban en el lugar de Juncusía, perteneciente al término de Oseja. 



--------------------------------------------

NOTAS

(1) Entre la extensa bibliografía véase, por ejemplo, J.A. García de Cortázar, “Organización social del espacio: propuestas de reflexión y análisis histórico sus unidades en la España Medieval”, Studia historica. Historia Medieval 6 (1988), pp.195-236; y A. Barrios García e I. Martín Viso, “Reflexiones sobre el poblamiento rural altomedieval en el Norte de la Península Ibérica”, Studia historica. Historia Medieval 18-19 (2000-2001), pp.53-83.

(2) Hay que descartar la errónea identificación que se ha hecho recientemente de una «villa in Niagio» o «de Niagio» con el término de Ribota (E. Martino, Sajambre Antiguo, Cultural Norte-Asociación Cultural Pica Ten, 2012). Si se hubiera seguido rastreando la serie de documentos que se conservan con dicho topónimo, se habría comprobado que el documento que se atribuyó a Sajambre se refiere, en realidad, al Viñayo leonés. Aparte de esto, que el término «villa» se utilizó en la comarca con un significado similar al de «valle» (en el sentido de unidad de poblamiento y/o explotación) lo atestigua un lugar muy cercano a Sajambre, formado también por la agrupación de varias aldeas, que se pobló en la misma época: Eone (Valdeón).  

2 comentarios:

lourdes vega dijo...

De nuevo te agradezco que nos hagas partícipes de tus estudios y conocimientos....Yo, al leer el apartado de los DOCUMENTOS, he visto el nombre de mí tatarabuelo Fausto de Bega (como él lo escribía) y he sentido una gran emoción...

Elena E. Rodríguez Díaz dijo...

De nada, Lourdes. Fausto de Vega, o Bega según la grafía de la época, aparece a menudo en los documentos de las dos primeras décadas del siglo XIX. Debió haber sido persona respetada porque lo eligen varias veces como regidor de Oseja y otros oficios públicos en una época muy dura y conflictiva.

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí