viernes, 20 de mayo de 2011

REFLEXIONES SOBRE LA ERMITA DE SAN PEDRO DE ORZALES TRAS SU LIMPIEZA.

Después de las tareas de limpieza (que no de excavación) que se han hecho en las ruinas de San Pedro de Orzales y de leer la documentación publicada en forma de PDF, especialmente el Informe de la arqueóloga Dña. Mª Luz González Fernández, formulo las siguientes reflexiones.

1º.- El desescombro y limpieza de lo que queda a la vista ha resultado bastante obvio, como era de esperar en un trabajo de estas características. Quiero decir que esta limpieza aporta muy escasas novedades a lo ya conocido. Los únicos elementos novedosos se refieren a la elevación que poseía la cabecera con respecto a la nave y los muretes perimetrales. El resto de los elementos edilicios nos eran conocidos desde antiguo y la aparición de sepulturas en el interior de una iglesia medieval es algo absolutamente normal. Lo raro sería que no las tuviera. Si algún día se llevara a cabo una excavación arqueológica aparecerían más enterramientos. De hecho, sólo una excavación arqueológica podría disipar la mayoría de las dudas que existen sobre esta iglesia.    

2º.- En cuanto a los hallazgos cerámicos, al no proceder  de un contexto estratigráfico preciso no se deben (como bien dice la autora del Informe) extraer de ellos conclusiones definitivas y se debe tener muy presente, además, el conservadurismo que caracteriza las zonas rurales, en donde las tecnologías pueden perpetuarse durante siglos. 

3º.- Los hallazgos numismáticos que se han difundido en una especie de catálogo firmado por David García Posada, que circula también bajo la forma de folios encuadernados con gusanillo, no se incluyen en el Inventario de piezas encontradas que acompaña este Informe (nº exp. 2011/06 del Museo Arqueológico de León), ni tampoco se menciona nada sobre ellos en dicho lugar. Deduzco, por consiguiente, que la obtención de estas monedas no se deriva del tratamiento del edificio hecho bajo supervisión científica.

Me pregunto en qué lugar y por qué medio se han obtenido estas monedas. Es decir, si hubieran sido encontradas en superficie durante las tareas de desescombro y limpieza dentro del edificio, tendrían que aparecer en el inventario que acompaña el Informe científico. Pero al no haberse hecho así, se deduce que se han hallado fuera del contexto arqueológico de actuación y, sobre todo, que han podido extraerse del subsuelo utilizando técnicas invasivas inapropiadas que habrían podido dañar la estratigrafía del yacimiento arqueológico que es San Pedro de Orzales, como sucede cuando se usan detectores de metales.

Si las monedas proceden verdaderamente de San Pedro de Orzales y no de alguna colección privada, no sabemos si fueron sacadas de los prados circundantes pertenecientes a otros dueños o del subsuelo interior de la ermita sin conocimiento de los arqueológos. En cualquiera de los dos casos habrían sido extraídas con procedimientos no ortodoxos, ya que no se ha efectuado ninguna excavación arqueológica, sino solamente limpieza superficial y desescombro.

4º.- Al margen de esta cuestión, tampoco las monedas que se enumeran en esta especie de catálogo ofrecen novedades. Sabíamos ya de la existencia de antiguos hallazgos fortuitos de monedas del siglo XV, las más antiguas. Como ya dijimos en otra entrada, lo más interesante que transmiten las fuentes numismáticas es que existe una coherencia con la primera mención documental del templo que también es el siglo XV (1468). Esto podría, incluso, obligarnos a retrasar más la datación de esta ermita.

5º.- En cuanto al “Informe de los Trabajos de limpieza y desescombro” sólo debo lamentar una cosa: después de utilizar y citar tantas veces (por lo menos siete) mis aportaciones de documentos del Archivo la Casa Piñán en el texto, es de lamentar que no se recoja la edición on line de los artículos que contienen esas referencias documentales inéditas en el apartado bibliográfico de dicho Informe, como procede en estos casos.  Estoy segura que Dña. Mª Luz González Fernández sabrá subsanar convenientemente este olvido. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí