viernes, 9 de abril de 2010

EL BARRIO DE CALDEVILLA: la evolución del poblamiento.

Retomo la descripción del barrio de Caldevilla siguiendo lo que relatan los documentos antiguos que voy conociendo.

Ya vimos que durante la Alta Edad Media una posible cerca de piedra cerraba la aldea llamada Oselia por las cercanías de la iglesia/monasterio, dejando extramuros a La Fuentona, bajo la cual existían tierras de labor a finales del siglo X.

En la Baja Edad Media, el caserío se extendería por la parte alta de la ladera que hoy cruzan los caminos que bajan por la casa de Benito, por las casas Moreno y Castaño y por las proximidades de La Carrera, sin sobrepasar el límite del pueblo que marcaba La Torre. Es decir, por la entrada que tenía el pueblo para el que llegase a él desde el sur siguiendo la Vía Saliámica.

Hasta el siglo XVII parece que la zona llamada El Palacio se extendía hasta la Casa Piñán o hasta muy cerca de ella, a la cual pertenecía también bastante terreno a su alrededor. Por lo pronto, su hórreo estaba fuera del recinto cercado de la corralada, topográficamente más bajo que la casona y localizándose junto a la iglesia de Santa María de Oseja, en lo que hoy correspondería a la carretera nacional, a la bolera y quizás a La Fonseya. Junto con el antojano correspondiente, así se dice en un documento del año 1663. De manera que es muy probable que los Piñán fuesen dueños de todo o gran parte del terreno comprendido entre su corralada y la iglesia, en donde además estaba su capilla privada, construida al mismo tiempo que la casa.

De otro lado, cuando en 1868 se empieza a construir lo que se conoció como La Cuerria, un corral para el ganado hecho junto a la antigua Casa de Concejo (el edificio en el que hoy está la farmacia), los Piñán protestan porque dicha construcción amenazaba con afectar a una tierra suya, situada en la ería de El Palacio que se hallaba pegada a dicho corral. Y es más que probable que la huerta trasera de su casa haya sido mayor de lo que hoy es. Lo que no sabemos es si en el siglo XVII ya había caserío en la zona de la Fuente Caldevilla, hasta donde también pudieron haber llegado las propiedades de los Piñán.

El Palacio fue y es una zona diferenciada dentro del pueblo, pero nunca fue un barrio independiente. Por la parte alta de la ladera sobre la que se asienta toda la villa de Oseja, El Palacio limitaba con el barrio de Quintana; por la parte baja de la zona más septentrional lo hacía con el barrio de Las Cortes; por el noroeste, limitaba con La Pandiella; y por la parte restante, con la Casa Piñán primero y con la Casa vieja de Concejo ya en el siglo XIX.

Parte de La Cortina era de Santa María de Oseja, a juzgar por las antiquísimas tumbas de lajas que allí existen. Por otro lado, el lugar más extremo del pueblo donde hoy se levanta la casa de Revuelta, zona conocida como Novenas, formaba parte de una de las erías de la localidad y a partir de este emplazamiento sólo existieron tierras de labor hasta, por lo menos, 1828.

La reiteración de la designación de procedencia “de Caldevilla” en los nombres propios habla de la existencia de una relativamente amplia población en los siglos XVII y XVIII. Pero a diferencia de otros barrios de Oseja, Caldevilla no se menciona en ninguno de los documentos de los siglos XIV y XV conservados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí