jueves, 23 de octubre de 2008

FUNDACIONES HISTÓRICAS EN SAJAMBRE: LA IGLESIA DE SANTA MARÍA DE SOTO Y SU CAPELLANIA (I).

Las Fundaciones más conocidas en Sajambre son la del arcediano Díaz de Oseja y la del obispo Díaz-Caneja, pero en los siglos del Antiguo Régimen hubo en el valle otras instituciones de esta naturaleza que iremos retratando y explicando en esta nueva Etiqueta, la cual iniciamos con la primera Fundación conocida: la que se vinculó a la iglesia de Santa María de Soto en el año 1625. Al mismo tiempo, nos servirá para hacer una pequeña historia de este templo sajambriego. En este primer post me limitaré a enumerar los datos con los que contábamos hasta el momento , al objeto de intentar completar, comprender y contextualizar históricamente lo narrado en los documentos.


La iglesia de Soto toma su primera advocación de la iglesia matriz, Santa María de Oseja, de la que dependerá desde su fundación hasta comienzos del siglo XIX. Nótese que las dos iglesias actuales, la de Nuestra Señora de la Asunción de Oseja y la de Nuestra Señora de las Nieves de Soto, siguen teniendo ambas una advocación mariana, si bien cada una de ellas está dedicada a un atributo o categoría diferente de la Virgen María.


La iglesia de Soto no se menciona en los documentos de 1300, 1348 y 1468,. En este último caso la explicación debe radicar en el carácter económico del parroquial del siglo XV, en donde sólo se registran las iglesias a efectos de tributación, por lo que en nuestro caso debieron limitarse a mencionar la iglesia matriz. Sea como fuere, en Soto tuvo que existir iglesia desde tiempo atrás. Como dependiente de la de Oseja se documenta a partir de inicios del siglo XVI.


En 1625, Juana González de Coco establece una capellanía en la iglesia de Santa María de Soto que será transformada en 1665 por el arcediano Pedro Díaz de Oseja.


La donación efectuada por los dos clérigos llamados ambos Diego de la Caneja, que el Arcediano convirtió en canónigos, son datos procedentes de una fuente desconocida, y mientras no poseamos información contrastada y documentalmente fiable son hechos que deben permanecer en el terreno de lo puramente especulativo.


Santa María de Soto sigue siendo filial de Oseja en los años 1723, 1752 y 1756: así consta en los archivos diocesanos (E. Martino, Valdeburón, n.147), así aparece en el Catastro de Ensenada (Archivo Municipal de Oseja de Sajambre) y así se dice en un documento notarial al mencionar que don Joaquín de Sosa y Tovar es "cura deste dicho lugar (Oseja) y del de Soto, su anexo" (Archivo Piñán, Francisco Antonio Díaz Caneja 1756-11-30).


En el siglo XVIII se convierte en vicaría perpetua con un vicario a ella adscrito, pero ni el hecho de tener un vicario o ‘ayudante’ de cura, ni tampoco la posesión de pila bautismal y libros de bautismo la convierten en una parroquia autónoma. Esto no sucederá hasta comienzos del siglo XIX, según los documentos consultados por Eutimio Martino (La Montaña de Valdeburón, n. 255).


En el artículo que aquí iniciamos analizaremos la Fundación que Juana González de Coco establece en 1625 a través de los siguientes apartados: la fundadora y su familia; significado y función de las capellanías en la España del Antiguo Régimen; la capellanía de Soto; la transformación que de ella hace el arcediano Pedro Díaz de Oseja 40 años después; y la iglesia de Soto en los siglos XVII y XVIII.


PRÓXIMO CAPÍTULO (de este artículo): la Fundación de 1625, doña Juana González de Coco.

1 comentario:

Lourdes Vega dijo...

Despues de varios documentos publicados sin poder ponerte algún comentario porque no venía o yo no lo veía, te pongo ahora este, para decirte que, muy bien. Me encanta saber todo lo referente a nuestra Historia de Sajambre.¡ánimo!

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí